Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
DUELO por Yvonne Aridita Le Saos PDF Imprimir E-Mail
DUELO

Aquellos sonidos nuevos, aquellas nuevas imágenes entraron por mis pasivas ventanas sin poder ser digeridas. Se compactaron en un oscuro, pequeño y denso bloque que, como uno de los murciélagos de la casa de la huerta, quedó suspendido de la bóveda de mi cráneo por mucho tiempo. De repente, como por azar, entró una ráfaga del día y el murciélago abrió sus alas dejando escapar una mariposa de lindos reflejos. 

Recordé tantas mañanas de domingo en la Rosaleda, estirada hacia tu mano, mirándote, tan alto. Me explicabas sobre las distintas rosas. Yo no atendía a la botánica sino la magia del momento. La Rosaleda se hacía chiquita dentro de una burbuja de aromas y bienestar. Y en el Museo del Ejército… ¡Cuántas explicaciones sobre los cañones, las armaduras o los pendones…! Aquel recinto también se hacía chiquito dentro de una mágica burbuja de admiración por todo tu saber. Una vez me enteré de que deseaste ser militar y hoy reconozco la amarga emoción de la renuncia.

Distintas especies de avispas salieron a la vez que la mariposa, eran muchas. Se fueron anulando unas a otras con el paso del tiempo. También desapareció el murciélago.

Descansa, papá. Yo estoy en paz.


Yvonne. 2  de noviembre de 2009

 
< Anterior   Siguiente >

Noticias

Suscripción Newsletter

Si deseas recibir más información sobre nuestras actividades date de alta en nuestra Newsletter.