Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
CALLADAS por Belén García PDF Imprimir E-Mail
Como una gota roja, estremecida, pegada a su piel, en su pecho. Como una gota alimenta mi sed y aspiro y me atraviesa. Primero desnuda su hombro blanco, infinito. Sentada sobre la cama. Respira profundamente y masajea su cuello mientras las puntas de sus dedos sellan el camino hasta las curvas de su cintura. Los pies enredados entre la ropa. Su boca callada. Sus ojos locos. Hoy he decidido sólo mirarla.

Apenas una tela rota cubre parte de su cuerpo. Se levanta suave, sólo un breve movimiento. Comienza su baile al ritmo de una música que escucho entre un murmullo. Sacude su cuerpo y su piel se despoja de ropa, ya nada cubre su olor. Desnuda. Desde mi retiro, en mi desierto soy testigo. Desnuda acaricia su piel. El sudor mancha mi boca.

Eran las diez de la noche cuando el timbre de la puerta de su casa sonó sin reparo. Al principio nos miramos. Sara recoge la ropa y se viste de nuevo.  En la habitación no queda rastro de nuestro encuentro. Abre la puerta y aparece un hombre. Su cuerpo es grande. Abraza a Sara y besa los mismos labios con los que minutos antes yo no había podido dejar de soñar.

- Ella es Elena - dijo Sara. - Mi compañera de las clases de inglés.

Así me presentó a su marido. Él se sentó en el sofá. Sara preparó su cena y se dispuso a atenderle. Seguía siendo sensual.

Belén García
17/noviembre/2008
 
< Anterior   Siguiente >

Noticias

Suscripción Newsletter

Si deseas recibir más información sobre nuestras actividades date de alta en nuestra Newsletter.