Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Inicio arrow Cajón desastre arrow La loca Cibeles (Taller Literario) arrow DICEN LOS TORTICEROS, MADRE por Gregorio Torres Triviño.
DICEN LOS TORTICEROS, MADRE por Gregorio Torres Triviño. PDF Imprimir E-Mail
Dicen los torticeros, madre,
que somos como el demonio, 
¡qué inventará esa gentuza 
a la que no quiere nadie!

Dice hoy la gansteresa,
que ella está con la vida,
será con la que se pegan, 
los chorizos que la besan. 

Esa vida, que es también,
con la que estamos nosotros, 
la de los niños sin pan, 
sin escuela por sus robos.

Dicen hoy los torticeros
que si nosotros ganamos,
ya no habrá papel de váter, 
ni comida en los estantes.

Será lo que les preocupa 
que nos limpiemos el culo,
ellos que ya se lo limpian
con mi dignidad de obrero.

¡Qué se jodan!, exclamaron,
¡qué no se te olvide, madre!,
que aunque algo ya consiguieron, 
siempre serán, ¡torticeros!

Dicen que somos peores 
que la peste y la malaria,
ellos, que allí donde van, 
son la plaga de langosta.

Se comen hasta la mierda
si eso les da beneficio; 
nos chupan hasta la sangre  
y lo llaman, su servicio.

Y venderían su alma
por dos denarios de cobre. 
Que no vale mucho más, 
lo sabe el que se los da
metiditos en un sobre.

Sólo tienes que mirar
los caretos que se gastan, 
caras de golfos, ladrones,
todas bien alimentadas.

A las mujeres denigran, 
sean o no de las armas,
no se explica que a las suyas,
eso les parezca gracia.

Quieren hacernos creer, 
que la dignidad se compra,
que todo es cosa del euro, 
pero también se equivocan.

Qué no nos compra saber, 
que algunos ya, ganan pasta, 
que lo que queremos ser, 
ellos ni nadie lo compra,
que vale una pasta gansa.


Han hecho de este país 
un burdel con sus mentiras,
queriendo que el miedo mate, 
la honradez y la esperanza.

Cómo vamos a temer 
a nada que venga luego,
si ellos ya fueron miedo,
hecho de infamia y dinero.
 
Torticeros de la nada,
mienten, asustan y engañan, 
temen perder sus poltronas, 
sus tarjetas y sus “dachas”.

Nosotros sabemos de eso,
de perder techo y sustento,
cuando las cosas van mal, 
que no nos rescata el cielo.

Cuando lleguemos “allí”, 
en cuanto que la luz se haga, 
haremos que nuestros hijos, 
se sientan hombres de España.

Eso os quiero decir, 
madres de todas las noches,
las que esperáis que lo sean,
las que dudáis que podamos,
las que creéis que podremos,
con fe os quiero afirmar,
que entre todos… ¡sí podemos!

Gregorio Torres Triviño   
16  de marzo 2015
 
< Anterior   Siguiente >

Noticias

Suscripción Newsletter

Si deseas recibir más información sobre nuestras actividades date de alta en nuestra Newsletter.