Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Inicio arrow Cajón desastre arrow La loca Cibeles (Taller Literario) arrow DOÑA ENCARNACIÓN por Marta Cánovas García
DOÑA ENCARNACIÓN por Marta Cánovas García PDF Imprimir E-Mail
- Érase una vez un grupo de personas que vivían juntas en un ambiente de total felicidad. Era una sala mágica donde solo se oían las risas y los juegos matinales y donde las actividades se realizaban en alegre compañía y colaboración. Daban largos paseos sin apartarse de la línea del enlosado del suelo cuando no preferían quedarse como pasmarotes contemplando el video promocional de turno con la baba cayendo por la boca y haciendo espantosos ruidos. También estaba el que, de repente, comenzaba a pegar gritos y a decir exabruptos hasta que le metían en la celda. Mmmm… Érase una vez una sala mágica donde todo era felicidad… ¡qué tontería! Mira estoy harta de tener que inventarme esta historia una y otra vez, ¡aquí nadie es feliz! Es una terrible pesadilla el estar aquí dentro. Una y otra vez lo mismo, ¿cómo quieres que encuentre así mi paz interior?
- Doña Encarnación, inténtelo una vez más por favor. ¡Verá qué fácil es!
- Creo que ya te he dicho mil veces que no me llames así. ¡Aquí estoy de incógnito! Y ¡odio ese nombre!
- ¿Y cómo prefiere que la llame?
- X
- ¿X? Eso no es un nombre.
- Pues mejor, no me llame de ninguna manera. ¡Total para lo que sirve! ¿Sabe cuando vendrá ese matasanos? ¿Ese aprendiz de Freud?
- Hoy no vendrá. Tenía visitas fuera. ¿Necesita algo?
- ¿Qué si necesito algo? ¿Qué le parece salir de aquí? Le diré un secreto: esos tíos están locos. ¿Ha visto lo que acaba de hacer aquel? ¡Está pegando puñetazos al aire!
- Bueno, olvídese de los demás. ¿Puedo hacer algo por Vd.?
- No puedo dormir.
- ¿Otra vez el mismo sueño? ¿Ese tan romántico que me gusta tanto? ¿Ese en el que es salvada por un guapo cazador que luego se convierte en su suegro?
- En mi ex suegro querrá decir, pero ¡sí! ¡Ese sueño!
- Pero si es un sueño encantador.
- ¿Vd. Cree? Venga aquí y dígame exactamente qué le parece encantador: el hecho de encontrarse rodeada de jugos gástricos o el de ser regurgitada por un enorme lobo. Yo no lo considero un sueño agradable, al menos, según los cánones usuales, ¿no cree?
- Pero el final de la historia es feliz. Gracias a ese momento conoció al que sería su marido y así pudieron comer perdices…
- Sí, las que cazaba ese atolondrado de mi marido. Ese dechado de virtudes que cada vez que se iba de caza aprovechaba para irse de … perdón, creo que no se puede decir esa palabra tan fea en los cuentos de hadas a los que es Vd. Tan aficionada. Veamos… aprovechaba para conocer a otras indefensas doncellas aquejadas de peligros inciertos. ¿Así mejor? Menos mal que se despeñó por aquel terraplén.
- Pero Doña Encarna… X. ¿No cree que fue un acto heroico? ¿Preferiría haber muerto devorada por ese lobo? ¿No cree que es mejor que fuera él el que muriera?
- Señorita, Vd. no es socia de Greenpeace, ¿verdad? Socia de esa ONG de… perdón de concienciados ciudadanos que hubieran preferido que “mi suegro” hubiera estado recogiendo amapolas a empuñar un arma hace 40 años. Aunque de haber sido esta la historia no habrían tenido ocasión de perseguirme a lo largo de toda mi vida. ¡Pobre lobo! ¡Pobrecito que muerte tan cruel! Y de mi ¿quién se preocupa? Hubiera sido un final entretenido ¿no cree? Una desaparición más de una niña de esas que salen en la tele. Pero no nos alejemos del tema ¿tiene algo para dormir? ¿Alguna droga dura?
 

Marta Cánovas 



 
< Anterior   Siguiente >

Noticias

Suscripción Newsletter

Si deseas recibir más información sobre nuestras actividades date de alta en nuestra Newsletter.